• Si bien, existen otras películas que han logrado tener un poder de convocatoria excepcional en los alvaradenses, es loable presenciar como un producto de entretenimiento logra reunir con el mismo entusiasmo a diferentes generaciones.

 

 

(Por Carlos López Dena). El pasado domingo 13 de enero,  pude ser testigo con mis propios ojos  de  uno los fenómenos más comentados en redes sociales durante la semana pasada. Decidí aceptar la invitación de un amigo de la preparatoria para salir por la noche, y mientras más me acercaba al lugar, era más notoria una larga fila de automóviles estacionados alrededor de la manzana donde se ubicaba el punto de reunión. Pero para fortuna de nuestra localidad, no eran filas provocadas por el desabasto de la gasolina(o las compras de pánico a causa de la escasez de este hidrocarburo), si no que en realidad  la razón por la cual los estacionamientos de las plazas principales de nuestra pequeña ciudad se encontraban llenos era porque muchas personas acudieron al cine para ver la nueva película de Dragon Ball titulada “Dragon Ball Super: Broly”.

Si bien, existen otras películas que han logrado tener un poder de convocatoria excepcional en los alvaradenses, es loable presenciar como un producto de entretenimiento logra reunir con el mismo entusiasmo a diferentes generaciones. Es muy probable que tengas a algún amigo o familiar que al momento de pasar por un lugar donde se encuentre una pantalla sintonizando algún episodio de Dragon Ball Z, Dragon Ball GT o Super, se quede hipnotizando viendo el episodio y no pueda contener su emoción. Este fenómeno es muy común con Dragon Ball, ya sea porque la serie no ha dejado de ser transmitida en televisión abierta o porque los fanáticos de mayor edad se han dedicado a difundir los capítulos a las nuevas generaciones casi religiosamente, sea cual sea la razón, Dragon Ball tiene un impacto enorme en latinoamérica, pero sobre todo en México.

 

Zero y Cachito

Pero el éxito de Dragon Ball no fue  inmediato, muchas personas que quizas adoran la serie desconocen que en el año 1993,  Gokú y compañía llegaron al público mexicano con otro nombre, el cual era “Zero y el Dragón Mágico”. Esta primera versión de Dragon Ball no tuvo mucha repercusión y el doblaje fue adaptado de una versión americana(a esto se debe ese nombre). Fue hasta el año 1996 cuando a través de Canal 5, muchos de nosotros conocimos a Gokú (o quizás para tu mamá Kokun, Kokú, Gokún y demás derivados) y el nombre de “Zero” quedó en el olvido, al igual que el de Cachito, quien más tarde conocimos como Krillin, de no ser porque algunos fans aun conservan este primer doblaje de Dragon Ball, sería una historia tífico de creer o se podría pensar que el doblaje fue realizado en España y no en México.

Zero y El Dragón Mágico: Video.

 

 A partir de 1996 y con un mejor doblaje, Gokú y compañía  llegaron para quedarse, tanto es el furor del público mexicano hacia este anime que en el pasado año, los fanáticos y algunas instituciones gubernamentales preparaban proyecciones masivas  del capitulo 130 de Dragon Ball Super, sin embargo no todas lograron concretarse debido a que infringían los derechos de autor, aunque como dice el dicho popular: “Para todo hay maña”.

Proyección de Dragon Ball Super en Querétaro

Es difícil pensar en personajes de caricatura(anime para ser más preciso) que logren estar tan presentes en el colectivo popular y que tengan tanto poder de convocatoria como lo tiene Gokú en México. Así que no es difícil saber la razón por la cual Dragon Ball Super: Broly (la reciente película de este anime) está cautivando las salas de cine, convirtiéndose en la película número uno en taquilla durante el pasado fin de semana y muy probablemente también esta semana siga manteniéndose en esa posición. Así que si aun no la has visto, te recomiendo ampliamente que te tomes un tiempo para ir al cine y  vivas esa misma emoción que sentías cuando llegaba la tarde y era hora de correr al televisor a ver un episodio más de Dragon Ball o Drabon Ball Z.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *