• Héctor Manuel Delgado Salas, mejor conocido como “El Chino Billetero” es un coleccionista de piezas arqueológicas (esculturas, flautas, hachas, collares, puntas de flechas, animales disecados, etc)

 

(De Carlos López Dena). La palabra “Arqueología” se forma de dos palabras griegas, las cuales son “archaio” que significa viejo y  “logos”(estudio o ciencia), si bien el peculiar personaje del cual se hablará en esta columna no es un arqueólogo o historiador de profesión, si es una persona que se ha dedicado a recolectar diferentes piezas antiguas que en definitiva son objeto de estudio para conocer más de la historia sinaloense.

Héctor Manuel Delgado Salas, mejor conocido como “El Chino Billetero” es un coleccionista de piezas arqueológicas (esculturas, flautas, hachas, collares, puntas de flechas, animales disecados, etc) que se ha dedicado durante más de 70 años a recolectar fragmentos de la historia sinaloense.

La “Colección Arqueológica Sinaloense de “El Chino Billetero” se encuentra dentro de sus diferentes propiedades (todas pintadas de verde, porque según sus propias palabras, el verde es vida), las cuales se ubican en la calle Juárez en el centro de Culiacán.

El Chino Billetero comenzó a recolectar las primeras piezas de su colección a la edad de los ocho años, y actualmente con 81 años de edad no piensa dejar de hacerlo, ya que dice que aún existen lugares que no ha recorrido dentro del estado y cree que podría haber más reliquias escondidas en algunas cuevas o sitios donde algunas personas no se atreverían a buscar.  Sin embargo, por motivos de la edad y dificultades de traslado ha detenido su búsqueda, pero hace una invitación a quienes estén dispuestos de acompañarlo a continuar con su afición por descubrir la historia de nuestro estado.

De momento no se tiene una cifra exacta de cuantas piezas alberga su colección (se cree que pueden ser entre las 20,000 a 100,000 piezas en  su totalidad), ya que el señor Héctor Manuel no cuenta con el apoyo directo de instituciones gubernamentales o interés real por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para que se estudie a fondo su colección personal.

No obstante esto no lo ha detenido de mantener las puertas abiertas de sus casas para que cualquier persona interesada en descubrir más de la historia sinaloense asista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *