Astronautas de la NASA abordan el cohete de SpaceX


Momentos después de que los astronautas abordaran la cápsula que los llevará al espacio, el presidente estadounidense Donald Trump llegó al Centro Espacial Kennedy para presenciar el lanzamiento.


 

 

Estados Unidos. Con las tormentas eléctricas amenazando con retrasar el evento, dos astronautas de la NASA acaban de abordar este miércoles por la tarde al cohete de SpaceX para despegar en un lanzamiento histórico rumbo a la Estación Espacial Internacional, un salto gigante hacia el floreciente negocio de los viajes espaciales comerciales.

Los veteranos del espacio Doug Hurley y Bob Behnken estaban programados para entrar en órbita a bordo de la nueva cápsula Dragon en la parte superior de un cohete Falcon 9, rumbo a la estación a las 15:33 horas (tiempo del centro de México) de la misma plataforma de lanzamiento que se usó en las misiones lunares Apollo hace medio siglo, en Cabo CañaveralFlorida.

Momentos después de que los astronautas abordaran la cápsula que los llevará al espacio, el presidente estadounidense Donald Trump llegó al Centro Espacial Kennedy para presenciar el lanzamiento.

Sonriendo y saludando, mientras el vicepresidente Mike Pence miraba los preparativos, los dos hombres se despidieron de sus familias, intercambiando besos y abrazos con sus hijos pequeños desde una distancia segura debido a las medidas por el coronavirus. Después partieron rumbo a la plataforma en una camioneta SUV Tesla, otro producto del visionario fundador de SpaceX, Elon Musk.

Se escucharon truenos cuando el convoy de vehículos se dirigió hacia el cohete. Y se emitió una advertencia de tornado momentos después de que los astronautas se subieron a la cápsula.

El vuelo marcará la primera vez que una compañía privada envía humanos a la órbita de la Tierra.

También será la primera vez en casi una década que Estados Unidos hará un lanzamiento de una misión tripulada desde suelo estadounidense. Fue en 2011 que la NASA retiró el programa del transbordador espacial y desde entonces ha dependido de las naves espaciales rusas lanzadas desde Kazajstán para llevar a los astronautas estadounidenses hacia y desde la estación espacial.

A poco menos de dos horas del despegue, los controladores ponen las posibilidades de lanzamiento en solo un 40% debido a las tormentas eléctricas en el Centro Espacial Kennedy de la NASA. En caso de aplazamiento, la próxima oportunidad de lanzamiento sería este sábado.

Los preparativos para este histórico lanzamiento tuvieron lugar a la sombra de la pandemia del coronavirus que ya ha dejado casi 100 mil muertos en Estados Unidos.

“Estamos lanzando astronautas estadounidenses en cohetes estadounidenses desde suelo estadounidense. Realmente no hemos hecho esto desde 2011, por lo que este es un momento único en el tiempo”, dijo el administrador de la NASA Jim Bridenstine.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *