En Mocorito encienden la luz de la fe y la esperanza