Se cae castillo dedicado a la Virgen en su día

  • “La Guadalupana bajo al Tepeyac…”, centenares se feligreses entonaron a todo pulmón hoy en el santuario.

 

Guamúchil, Sinaloa._ Los cantos religiosos alabando a la Virgen Morena, no cesaban en su día, este 12 de diciembre en el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe y es que los fervientes católicos esperan este día con ansias durante todo el año para a alabar a su Santa Patrona, la que obedece a todas las peticiones realizadas con fe en su milagrosa estampa.

Los niños vestidos de San Juan Diego, la Virgen María, pastores y angelitos, adornaban aquel escenario lleno de júbilo religioso.

Centenas de todo tipo de flores en su mayoría rosas, decoraban el fabuloso altar dedicado a la Virgen Morena, y conforme las horas transcurrían eran más los ornamentos que desfilaban por el pasillo principal del altar colocado sobre la calle Zaragoza justo a un lado del santuario.

Tampoco podían faltar los puestos de antojitos populares, sobre todo los de champurrado y atole pinole, el más buscado por los asistentes debido al frillito que ya se deja sentir de unos días a la fecha.

En punto de las 16:00 horas dio inicio el tradicional recorrido de carros alegóricos en donde participan las diferentes parroquias de Guamúchil y algunas de sus comunidades rurales, la banda de música regional y la de guerra acompañaron a los que a pie desfilaron entonando; “Mas allá del sol”, “Buenos días paloma blanca” y “La Guadalupana” entre otras melodías populares de la fecha antes citada.

Al finalizar el recorrido sobre el bulevar Rosales, el señor obispo de la diócesis de Culiacán, Jonás Guerrero Corona, esperaba a los cientos de fieles católicos para oficiar la tradicional Santa Misa en punto de las 18:00 horas, misma que se desarrolló durante más de una hora.

La euforia hacía la festejada patrona acrecentó al culminar la celebración eucarística y a todo pulmón los asistentes cantaban los versos de “La Guadalupana”, estrofas conocidas por la mayoría de los mexicanos, seguidores de la Virgen María de Guadalupe.

Sin embargo, no todo fue canto y jubilo el día de la Virgen, al terminar la misa fue encendido el castillo de juegos pirotécnicos, acto ya popular en este y otros festejos en la ciudad de Guamúchil, a los pocos minutos de iniciada la detonación de explosivos el artefacto construido de delgados palos de madera y explosivos, sujetados de mecates de fibra se desplomó hasta el suelo en medio de los cientos de asistentes que presenciaban el espectáculo, lo cual causo una gran estampida humana, por el temor que representan los explosivos que aún permanecían en detonación.

Oficialmente no fueron declaradas personas con quemaduras, no obstante, cabe destacar el peligro que significó para los ahí presentes pues se trata de un evento familiar, al cual asisten desde niños, ancianos y personas con capacidades diferentes. Es importante destacar que el hecho suscitado esta noche en la ciudad de Guamúchil, no se había presentado con anterioridad.

De Sugey Montoya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *