Personal del IMSS en Puebla da por muerto a bebé; funeraria descubre que aún vivía


El IMSS informó que, al entregar el cuerpo a los familiares, tanto estos como el personal médico de la funeraria se percataron de que estaba vivo; se le dio atención médica de inmediato en el lugar para después trasladarlo a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del HGZ No. 20.


 

Puebla. Un bebé recién nacido pasó por lo menos seis horas en un frigorífico para cadáveres del hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de La Margarita, en Puebla, luego de que lo creyeron muerto.

La dependencia informó mediante un comunicado que el bebé fue prematuro, y que, al nacer, se le aplicaron los protocolos para este tipo de partos. El recién nacido no tuvo signos vitales, por lo que se certificó el fallecimiento.

Sin embargo, en redes sociales circuló el video en donde puede verse al bebé moverse e incluso llorar débilmente mientras es grabado por algunos trabajadores. Medios locales comenzaron a reportar que se trataba de un recién nacido que, debido a que los trabajadores determinaron que no tenía signos vitales, fue enviado al depósito de cadáveres.

El IMSS informó que, al entregar el cuerpo a los familiares, tanto estos como el personal médico de la funeraria se percataron de que estaba vivo; se le dio atención médica de inmediato en el lugar para después trasladarlo a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del HGZ No. 20.

El pronóstico de vida del recién nacido se mantiene reservado, debido a las condiciones de su nacimiento.

Finalmente, el IMSS aseguró que ya se investiga el caso conforme a su reglamento.

Este no sería el primer caso de negligencia reportado en el nosocomio de La Margarita. El pasado 23 de julio se dio a conocer que un bebé de 36 semanas que iba a ser sometido a una cirugía murió por presunta negligencia médica.

Los padres del menor informaron a Página Negra que el bebé se encontraba hospitalizado en el área de Cuidados Neonatales, y requería una cirugía oftalmológica ambulatoria para tratar retinopatía. Por su estado de salud evolucionó favorablemente, la cirugía fue programada para el 22 de julio. El bebé ingresó a quirófano estable pero después de 30 minutos, los médicos salieron para informarle que el bebé había caído en paro; a los 50 minutos, le dijeron que su hijo había fallecido por broncoaspiración.

Un segundo caso fue dado a conocer por el Canal 13, después de que un a bebé los médicos provocaron una herida de 15 centímetros en la cabeza. La madre del recién nacido presentaba síntomas de coronavirus y no fue posible tenerlo entre sus brazos al bebé. Al padre le indicaron que el menor tenía una herida de aproximadamente 5 centímetros en la cabeza. Cuando le entregaron a su hijo se percató que la herida era tres veces más grande. En una tarjeta informativa, el hospital nuevamente reconoció lo ocurrido y dijo que se trató de “una lesión accidental en la piel”.

Hasta el momento, la Delegación Puebla del IMSS no ha confirmado cómo es que se dieron los hechos ni han enviado algún comunicado en donde se explique qué ocurrió con el bebé y su familia.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *