VIDEO: Memo es el pintor estrella, Doriela, Azucena y los demás, le siguen pasos

  • Desde centros de mesa, hasta piñatas y elaboradas pinturas, son algunas de las artesanías que elaboran minuciosamente los alumnos del “profe” Alim Jiménez, en el Centro de Atención Múltiple (CAM) 36, del vecino municipio de Mocorito.

 

Mocorito._ El grupo de laboral del CAM 36 en Mocorito trata de independizarse mediante la fabricación de diversas manualidades; piden apoyo, pero sobre todo empatía de la sociedad.

Desde centros de mesa, hasta piñatas y elaboradas pinturas, son algunas de las artesanías que elaboran minuciosamente los alumnos del “profe” Alim Jiménez, en el Centro de Atención Múltiple (CAM) 36, del vecino municipio de Mocorito.

Los jóvenes anteponiendo siempre su buena actitud, trabajan sin descanso durante su horario escolar, esperando el reconocimiento de la sociedad y por qué no; remuneración económica para poder apoyar a sus padres, la mayoría viviendo ya la tercera edad y también para seguir proveyéndose de materiales y así seguir creando.

Alim Jiménez Sosa, es un maestro de ICATSIN, quien apoya en la institución educativa para niños y jóvenes con capacidades diferentes, en total cuenta con 16 jóvenes de entre 15 y 21 años, a quienes prepara para que por sí mismos realicen manualidades y se conviertan en personas lo más independientes posible, económicamente hablando.

Con la emoción a flor de piel, el profesor comentó que atesora los momentos compartidos con sus alumnos y que es por mucho la mejor experiencia de su vida, sin embargo, enfatizó que existe mucha apatía por parte de la sociedad en general en cuanto a brindar el apoyo que necesitan los alumnos, situación que en ocasiones provoca que los niños se “achicopalen”, pues algunas de sus obras tardan mucho tiempo en ser vendidas.

Todos los niños y jóvenes que asisten a la institución tienen; algunos Síndrome de Down, los demás algún otro tipo de discapacidad intelectual, sin duda los maestros que ahí laboran sin dejar de mencionar la importante labor de la directora Perla Gastélum, al igual que en cada CAM de esta región, dan su mayor esfuerzo, no obstante, para los jóvenes y niños que no cuentan con el apoyo de la sociedad y en ocasiones de sus mismos familiares es muy difícil salir avante ante diversas circunstancias de la vida.

Actualmente tienen a la venta pequeños manteles y pinturas, los precios son realmente simbólicos, cualquier persona que desee realizar alguna compra o donación de materiales pueden comunicarse directamente al organismo educativo.

No es un cuento, es una crónica.

En el aula de manualidades del CAM 36 hay actividades desde temprano, todo aquello pareciera un carnaval de colores, lleno de texturas y un que otro recoveco desordenado, sin embargo, lo que más hay en esa aula es algarabía, emisión, pero sobre todo ternura, la misma que solo un niño con las características que ellos tienen pudiera compartir.

Los protagonistas de las historias que se entretejen entre las cuatro paredes del aula en la vieja escuela, son los entusiastas y siempre contentos, alumnos de Alim.

Doriela está actualmente muy apurada elaborando una piñata para la posada que está programada para el próximo martes, no quería dejar de enchinar el papel crepé bajo ningún argumento pues corría el riesgo de no terminarla y sin piñata; no hay posada.

Yeye acomodaba los crepés al mismo tiempo que robaba el celular al “profe” e inocentemente le movía a las aplicaciones en lo que la “cachaba”, Bridel la encubría, pero la sonrisa picara de ambos los delató, al cabo de unos minutos, entre risas y miradas achispadas seguían bordando unos manteles y preparando su piñata, a Azucena le gusta mucho pintar y bordar el marco de sus manteles, cariñosa, apunta cada obra del salón que sus manos han elaborado.

Vero y Alex, dos integrantes más del grupo, además de hacer sus manualidades son paqueteros en un conocido supermercado, ambos están orgullosos de eso, que significa el más grande logro hasta ahora a sus 19 años.

El buen Memo, muy concentrado en una nueva obra, dibuja lo que en unos días será una grandiosa pintura, al igual que todas las que hace, viene a Mocorito todos los días desde Angostura y es un pintor y dibujante con mucho potencial, vende sus obras en su natal Angostura, el brillo de sus ojos en cada pincelazo valdría más que los del mismísimo Picasso si estas pudieran pagarse.

Como las historias antes citadas hay un montón más, sin embargo, en nuestro municipio siempre hay cerca un CAM, a donde seguramente su mano o apoyo de cualquier tipo, será bien recibido.

 

Sugey Montoya

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad Autónoma de Occidente, Unidad Regional Guamúchil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *